domingo, 10 de junio de 2012

Las células de microglía, ¿simples policías o también jardineros?


Hasta hace poco se pensaba que la única función de las células de microglía consistía en eliminar patógenos o restos de tejido dañado del sistema nervioso central. Ahora diversos estudios apuntan que estas células podrían estar implicadas en eliminar las conexiones neuronales más débiles.

Células de microglía
Las células de microglía son las células defensivas encargadas de proteger el cerebro y la médula espinal, fagocitando patógenos o restos celulares  en el cerebro dañado. Tienen forma irregular con finas ramificaciones alargadas  pero adoptan una forma globosa cuando se activa su función defensiva. Hasta 2005 poco se sabía  de la actividad de las microglía en el cerebro sano: se dañan fácilmente y observarlas en tejido vivo había sido tarea imposible.  Todo cambió cuando se consiguió  grabar las células de microglía en un cerebro vivo de ratón. Se descubrió que no eran células estáticas esperando entrar en acción sino las más dinámicas del cerebro, moviéndose constantemente por el tejido cerebral. ¿Por qué se mueven tanto? ¿Son simples policías haciendo la ronda?

En el cerebro inmaduro las neuronas establecen en un principio muchas más conexiones (sinapsis) de las que luego permanecerán en el cerebro adulto. Durante el desarrollo muchas de estas conexiones se eliminan de forma permanente mientras que otras se refuerzan. La eliminación específica de las conexiones neuronales débiles (poda o pruning en inglés) es un proceso importante para la memoria y el aprendizaje pero no se conocen los mecanismos celulares ni moleculares que lo llevan a cabo.  Se sabe que las células de microglía establecen contactos transitorios y frecuentes con sinapsis neuronales  y que además se comunican entre sí intercambiando moléculas. Estos datos unidos a la gran movilidad de estas células y a su capacidad fagocítica las convierten en candidatos idóneos para realizar la poda. El tema ha ganado fuerza entre los científicos y muchos grupos  están investigando el papel de las microglía en el cerebro sano. Se han aportado evidencias que apoyan la implicación de las células de microglía en la poda, pero aún no se ha conseguido captar una microglía realizando el proceso en tiempo real y algunos tienen dudas: podría ser que las células de microglía simplemente estuvieran en el lugar adecuado en el momento adecuado, iniciando el proceso o limpiando los restos pero no realizándolo. Además aún quedan muchas preguntas por resolver ¿cómo se relacionan las microglía con las neuronas? ¿hay alguna señal que marque las conexiones neuronales defectuosas? 

Paciente afectado por tricotilomania
Lo cierto es que en enfermedades como la esquizofrenia o el autismo no se eliminan eficientemente las conexiones neuronales débiles y que las células de microglía se han implicado en  trastornos obsesivo-compulsivos como la tricotilomanía (los pacientes se arrancan el pelo) o en el síndrome de Rett (un tipo de autismo asociado a mutaciones en un gen del cromosoma X, mortal en varones y que afecta a 1 de cada 20.000 niñas), revirtiéndose los síntomas de estas enfermedades tras remplazar las células de microglía de los ratones afectados con un trasplante de médula ósea que es luego capaz de generar células de microglía sanas.
Saber más sobre las funciones de las células de microglía permitirá en el futuro obtener herramientas para el tratamiento de estas enfermedades y comprender mejor el funcionamiento del cerebro.


Para saber más: 
http://www.jneurosci.org/content/31/45/16064.full.pdf+html
http://www.nature.com/news/microglia-the-constant-gardeners-1.10732

Sigue el blog en twitter en @xcienciainfusa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada